Rosamel del Valle

{...}
... Amo este rumor parecido al fuego o a la piedra. Amo la angustia parecida a la flor que sangra o a la hoja que se precipita. La angustia del hombre que se vade de sí mismo y que se desespera alrededor de una ausencia sin remedio. Pero apenas huye la sombra que rompe todas las amarras, es decir, mi propia sombra, en cada estrella, en cada árbol o en cada torre, brilla esta palabra que he conocido hace poco tiempo:
FUGA
... Y luego el tropel de perseguidores, el acero vivo de las espadas y el viento un poco blando y un poco lleno de caminos cerrados. La Vía Láctea atraviesa desde los Andes hasta el Océano Pacífico y es como un puente de pequeñas llamas sobre un inmenso deseo, sobre una alegría o sobre una angustia.

No hay comentarios: